NowComment
Document: Invite Print Info
2-Pane Combined
Comments:
Full Summaries Sorted

Conferencia sobre Software Libre en Costa Rica.

¡No me metan en líos!¿Para qué queremos software libre en educación?

Raúl Luna Lombardi

San José de Costa Rica – 4 de octubre de 2012

Algunas ideas básicas.Hardware y software.

Cuando ponemos en marcha la computadora, ese aparato que a pesar de las bajadas de precio sigue teniendo un coste importante, lo hacemos con la intención de realizar alguna tarea: escribir un texto, consultar una página web, editar un video, escribir un correo, ver las fotografías del último viaje, hablar con un familiar que esta lejos, organizar el presupuesto en una hoja de cálculo, escuchar música, participar en un curso virtual, comprar un pasaje,...

La computadora acumula una gran cantidad de tareas que forman parte de nuestra vida cotidiana.Y eso que sólo hemos hablado de la computadora, sin mencionar siquiera a las videoconsolas, los celulares, especialmente los smartphones y las tabletas.

Pero a veces se nos olvida que todas esas tareas no se podrían hacer si sólo dispusiéramos de la máquina, del hardware.Cualquiera de ellas está formada por multitud de microcircuitos interconectados físicamente que pueden cambiar de estado a velocidades prodigiosas y conducir impulsos eléctricos por millones de trayectos.Máquinas con susceptibles de alcanzar una velocidad de proceso de información que se duplica cada pocos meses... e incapaces de realizar calcular por sí mismas cuánto suma uno más uno.

El hardware, por sí mismo, no sería más que chatarra si no fuera por la existencia de un soporte lógico, al que denominamos software, que es el encargado de coordinar los diferentes elementos físicos y dotar de sentido a esa ingente velocidad de proceso aprovechándola para realizar las tareas que deseamos.

Así pues, el software es un componente esencial de lo que conocemos por computación y ha dado origen a una potentísima industria amparada en las patentes y capaz de generar ingentes beneficios económicos.

Pero no siempre fue así.De hecho, en los inicios de lo que conocemos como informática, el software tuvo su ecosistema natural en los entornos universitarios y de investigación y, como es habitual en estos campos, sus avances se compartían en congresos y revistas especializadas.

Antes de seguir adelante digamos que el software es un conjunto de instrucciones escritas en un lenguaje especial al que llamamos lenguaje de programación que se archivan en ficheros de texto.Esto es lo que denominamos código fuente que luego se convierten a un lenguaje binario que los humanos no somos capaces de interpretar pero que permite que las máquinas entiendan las instrucciones contenidas en el mismo.Eso quiere decir que cualquier modificación o mejora que se quiera hacer en el software consistirá en introducir cambios en el código fuente.

Antes de continuar, aún a riesgo de simplificar en exceso, digamos que podríamos clasificar el software en dos grandes grupos: por una parte estarían los sistemas operativos que se encargan fundamentalmente de establecer los mecanismos de coordinación y comunicación entre los diversos componentes físicos del hardware y entre éste y las aplicaciones para que se puedan realizar tareas.En el otro grupo estarían las aplicaciones, que son las instrucciones y procedimientos necesarios para llevar a cabo una tarea concreta sea esta de ofimática, multimedia, comunicativa o de cualquier otro tipo.

Y tampoco estaría de más que desde este momento mencionáramos que, desde el punto de vista de la licencia de uso hay software al que denominamos libre porque permite utilizarlo de acuerdo a una serie de libertades que después se comentarán.

Un poco de historia.

Como ya se ha comentado, en los orígenes de la computación moderna el software estaba tan ligado al hardware que se distribuía junto con las máquinas sin que a nadie se le ocurriera pensar en comercializarlo por separado.Bien es verdad que estamos hablando de un tiempo en que la idea de la computadora personal estaba lejos hasta de las mentes más visionarias.IBM, la empresa líder del sector en aquella época, distribuía inmensas máquinas a los grandes centros de cálculo de las corporaciones... máquinas que ocupaban grandes superficies y que tenían una capacidad de cálculo que ni se acercaba a la de un celular de los que hoy llevamos en el bolsillo.

En aquel momento no existía la noción de software libre tal como se empezó a concebir posteriormente puesto que el software era por derecho propio libre y se discutía y mejoraba de forma abierta en congresos y encuentros especializados.Es en este ambiente donde surgen los hackers, especialistas en lenguajes de programación, que contribuían con su sabiduría a la rápida mejora del software.Como vemos el origen del término está bastante lejos de la actual interpretación mediática del término en la que se asocia a ciberdelincuente.

Cuando IBM anunció, a principios de los 70, que empezaría a vender su software de forma separada la situación cambió radicalmente.Se acabó el acceso al código fuente y su discusión en foros públicos.La política de patentes y acuerdos de confidencialidad estableció un nuevo modelo de negocio en el que el sofware se empezó a distribuir ya en las versiones compiladas que sólo podían entender las máquinas, eliminándose el acceso al código fuente y sancionándose cualquier intento de averiguar cómo estaba construido un programa.El software podría ser de mejor o pero calidad en el desarrollo de las tareas para el que se había programado, pero con este modelo de negocio los únicos que podrían modificarlo serían los propietarios del código fuente, hurtándole al resto de la comunidad esta capacidad.

Una industria que empezó a producir pingües beneficios fue engullendo a una gran parte de los programadores e investigadores que vieron como el modelo anterior de construcción del software se desmoronaba.

Esta situación no se modificó hasta mediados de los 80 en la que Richard Stallman, hacker muy brillante que prestaba sus servicios en el Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT lideró la creación del movimiento GNU apoyándose en la idea de que el código era un producto científico que debería estar a disposición de la comunidad.Como consecuencia de esta forma de pensar empezaron a resultarle insoportables los acuerdos de confidencialidad que se le obligaba a firmar cuando desarrollaba software y se planteó una elección moral severa tal como el cuenta en http://www.gnu.org/gnu/thegnuproject.es.html:

La elección fácil era unirme al mundo del software privativo, firmando acuerdos de no revelación, y prometiendo que no iría en ayuda de mi compañero hacker.Es muy probable que programara software que se entregaría bajo acuerdos de no revelación; incrementando, de esa manera, las presiones sobre otras personas para que traicionen a sus compañeros.
Podría haber hecho dinero de esta manera, y tal vez me hubiese entretenido escribiendo código.Pero sabía que al final de mi carrera miraría hacía los años en los que construí muros para dividir a la gente; y sentiría que usé mi vida para hacer al mundo un lugar peor.

Una vez que se concentró en la tarea de desarrollar un sistema operativo abierto, tarea que por cierto no llegó a culminar, se preocupó de generar una licencia a la que denóminó GPL (General Public License) una de cuyas características principales es su carácter “pegajoso” o viral: cualquier software desarrollado bajo licencia GPL puede modificarse libremente, pero no puede ser patentado ni cerrado.Se dio lugar así a lo que se llama copyleft, por oposición a las restrictivas normas impuestas por el copyright.

Antes de que Stallman culminara la tarea de programar un sistema operativo, un grupo de hackers trabajando desde la Universidad de Berkley en California, consiguieron crear una versión totalmente funcional a la que denominaron BSD que se ha prolongado hasta la actualidad en lo que se conoce como Open BSD.

Pero fue la década de los 90 la que supuso el definitivo despegue del software libre como alternativa.Ello se debió a varios motivos:

  • Por una parte, un estudiante finlandés, Linus Torvalds, desarrolló un kernel totalmente funcional que completaba el trabajo iniciado por Stallman.

  • Por otra, la aparición de internet permitió ampliar la colaboración hasta límites insospechados hasta el momento, permitiendo incrementar el número de programadores implicados en los desarrollos y conectados en tiempo real, la difusión de las novedades y las pruebas sobre los nuevos programas o funcionalidades.

  • Por último, un tercer elemento importante fue la aparición del concepto de distribución.

¿Qué es una distribución?

Existen cientos de miles de programas de software libre.Algunos forman parte del sistema operativo y muchos otros son aplicaciones diseñadas para realizar una determinada tarea por programadores repartidos por todo el mundo.

Cada usuario, en función de sus circunstancias personales, sus intereses o sus necesidades hará uso únicamente de una parte de los programas disponibles.Como todos los programas no caben en un medio de almacenamiento tal como un CD, DVD o una memoria USB se optó por organizar conjuntos de programas y aplicaciones, configurarlos y empaquetarlos juntos dando lugar a lo que se denomina una distribución: así hay distribuciones para artistas, para científicos, para educación, para programadores, para investigación, de propósito general, para música, para entretenimiento, etc.

Incluso, aprovechando las ventajas del sofware libre, hay una gran diversidad en cada uno de los sectores.Por ejemplo, en el mundo educativo hay multitud de distribuciones cada una de las cuales pone el acento en determinados aspectos tales como la edad de los destinatarios o la lengua materna.

La ventaja de las distribuciones es que permiten una instalación muy sencilla de los paquetes básicos para nuestro perfil, sin cerrar el acceso al resto del software disponible, ya que si necesitamos agregar alguna aplicación que no está en nuestra distribución podemos descargarla de internet utilizando las herramientas de instalación que incluyen todas las distribuciones.

¿Qué es software libre y qué no lo es?

Antes de plantear las condiciones para que un programa sea software libre vamos a tratar de diferenciar un tipo de programas que no lo son.Nos referimos al freeware, en el que el prefijo free se utiliza a partir de su significado de gratis.Se trata de programas que se pueden distribuir libremente de forma gratuita, pero en los que no hay posibilidad de modificación porque no está disponible el código fuente.

Richard Stallman creó la Free Software Foundation para potenciar el desarrollo del software libre.La FSF estableció, apoyándose en planteamientos parten de tipo ético / filosófico las cuatro libertades fundamentales para poder considerar que un software es libre.El razonamiento básico es

Cuando los usuarios no controlan el programa, el programa controla a los usuarios.El programador controla el programa y, a través del programa, controla a los usuarios.Un programa que no es libre, llamado «privativo», es por lo tanto un instrumento de poder injusto
Por tanto, el «software libre» es una cuestión de libertad, no de precio.Para entender el concepto, piense en «libre» como en «libre expresión», no como en «barra libre».1

En términos generales, según la FSF y el movimiento GNU, un programa puede considerarse software libre cuando el usuario puede copiar, distribuir, estudiar, modificar y mejorar el software, de forma que sean los usuarios individuales o la comunidad quienes dominen el programa.Formalmente estas libertades se enumeran de la siguiente manera:

  • La libertad de ejecutar el programa para cualquier propósito (libertad 0).
  • La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera (libertad 1).El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.
  • La libertad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo (libertad 2).
  • La libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros (libertad 3).Esto le permite ofrecer a toda la comunidad la oportunidad de beneficiarse de las modificaciones.El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.

Software libre en educación

Veamos algunas de las razones para usar software libre en educación:

1.Crea profesionales independientes de un determinado entorno de software.

¿Enseñamos a escribir con una marca de bolígrafo o de lápiz?¿Por qué cuando se enseña informática nos parece razonable enseñar a usar una determinada marca de programas?¿Hay razones para eso?Utilizando software libre, más que enseñar a utilizar un producto se enseña a utilizar una tecnología, ya que el software libre se apoya en estándares libres y reconocidos.Gracias a ello un usuario de un sistema libre desarrollará una visión global de los procedimientos que le permitirá una mayor adaptabilidad a un entorno en constante cambio en el que no existe garantía de que una aplicación lider en el mercado actual siga existiendo cinco años después.

Si miro a mi experiencia personal puedo recordar que aprendí a usar los procesador de texto con un programa que, en su momento era el líder del mercado (Word Perfect) y que fue literalmente barrido por Microsoft Word en un período muy breve de tiempo.Word Perfect era software privativo pero permitía entender con facilidad por qué se producían determinadas acciones mucho mejor que MS Word y gracias a ello pude aprender con facilidad lenguaje HTML que estaba igualmente basado en un sistema de etiquetas que hoy es un estándard en toda la programación web.

2.Reduce costos.

Dado que gran parte del software libre se distribuye de forma gratuita y que tenemos la libertad para copiarlo de manera legal se evita a las escuelas y administraciones educativas tener que pagar una licencia por cada máquina en la que se instale la aplicación, lo cual se traduce en un enorme ahorro de recursos públicos.

La estabilidad y calidad del software libre permite también el ahorro de costos en mantenimiento.Además, al existir sistemas diseñados para requerir muy pocos recursos, permite reciclar equipos que quedarían obsoletos porque no podrían soportar los requerimientos de las versiones más recientes del software privativo.Los equipos de menores prestaciones pueden incluso convertirse en clientes ligeros (los llamados “thin clients” o “terminales tontos” capaces de mostrar con total agilidad aplicaciones que se están ejecutando en un servidor de red).

Pensemos que el ahorro de costos puede repercutir a medio plazo en una sensible mejora de la calidad educativa, ya que recursos que se están consumiendo en el soporte y actualización de software privativo, pueden liberarse para dedicarlos no solo a una incremento de los recursos informáticos sino a una mejora en la formación docente o a la contratación de una mayor cantidad de profesores.

3.Permite a los estudiantes usar el mismo software con el que se les enseña

¿Cuántas familias podrían hacer frente a los costes que supone instalar legalmente el software privativo que se utiliza en el aula, incluso beneficiándose de licencias educativas?Claramente la opción por el software privativo es una barrera más que colabora a la exclusión social y al incremento de las diferencias culturales al dejar fuera del marco legal a quienes no pueden asumir sus costes.

La libertad que nos permite copiar y distribuir legalmente el software a nuestros estudiantes limita los costes al mínimo necesario para pagar los soportes.En lugar de alentar la piratería del software se instaura un modelo de respeto a la legalidad y libre circulación de bienes culturales.Esta cuestión ética no es menor si tenemos en cuenta la vertiente ejemplarizadora del comportamiento del docente.

Ante este argumento algunos oponen la política de determinadas empresas que regalan el software privativo permitiendo su distribución gratuita para uso escolar.Si bien eso elimina temporalmente el carácter discriminador del software privativo cabría preguntarse ¿qué ocurre cuando el estudiante sale de la escuela? ¿podrá seguir utilizando libremente las aplicaciones? ¿tienen los profesores acceso? ¿tiene sentido que los docentes se conviertan en formadores gratuitos al servicio de grandes corporaciones para crear futuros clientes cautivos de las mismas?

4.Ofrece control sobre el software

Cuando compramos un producto informático nos guiamos por las demostraciones comerciales pero ¿qué ocurre si al empezar a usarlo descubrimos que no satisface nuestras necesidades y que muchas de las funcionalidades que nos deslumbraron no tienen demasiada utilidad?No nos queda más remedio que esperar para ver si la siguiente versión, por la que seguramente tendremos también que pagar una licencia, se adapta mejor y, mientras tanto, permanecer atados a ese software.

Si empleamos software libre no quedamos amarrados a un producto: simplemente, si el software no resulta adecuado lo cambiamos por otro producto distinto o, si lo que necesita son algunas adaptaciones, las encargamos y creamos un producto adaptado.Está claro que este trabajo de adaptación no resultará gratuito y habrá que valorar la relación coste beneficio, pero no hay que perder de vista que esta posibilidad abre un interesante campo de desarrollo social y tecnológico en la propia comunidad.

En este sentido hay casos paradigmáticos como el de la Comunidad Autónoma de Extremadura, en España.Gracias a la sustitución de sistemas propietarios por el sistema operativo libre Linex y su implantación en educación y en diferentes ámbitos de la vida ciudadana ha generado un importante desarrollo de la industria del software con las consiguientes oportunidades de empleo en una de las regiones con menor renta per cápita de la Unión Europea.

Un poco más adelante haré mención a experiencias de mejora de aplicaciones libres en el ámbito educativo: la revitalización de eXelearning y la creción de un Módulo de Gestión para Moodle.

5.Es el futuro de la informática


Fuente: Informe Mobile Megatrends 2012 de Vision Mobile http://goo.gl/3ZM1P

La percepción del usuario medio, acostumbrado durante la última década a un sistema de escritorio prácticamente monopólico, es que todo el mundo informático es Windows.Sin embargo, aunque en PC de escritorio todavía pueda constatarse este predominio, ya no podemos admitir que esta afirmación sea cierta: en el mundo de los servidores prácticamente ¾ partes están corriendo sistemas libres y, si nos resulta difícil entender la importancia de este dato vamos a pensar en otro entorno informático que nos puede resultar más familiar: el de los smartphones y las tabletas en las que se está produciendo una competencia entre un sistema propietario (el iOS de los Iphone / Ipad) y un sistema libre como es Android que, por el momento es hegemónico, habiendo relegado hasta ahora a Windows a una posición marginal.

Desde el punto de vista del desarrollo está claro que la apuesta por el software libre permitirá un mayor grado de independencia tanto económica como tecnológica.

6.Es una buena herramienta de aprendizaje en el área de informática.

Desde el punto de vista del aprendizaje del área informática el uso de software de código abierto es esencial para los estudiantes de programación y áreas afines: les permite comprobar como y de acuerdo a qué procesos internos funciona una computadora, posibilita que investiguen y reelaboren a partir de software ya creado y les permite proponer mejoras que favorezcan su creatividad y destreza de cara a su futuro desempeño profesional.2

7.El software libre facilita la difusión de conocimiento libre.

¿Alguien recuerda la enciclopedia Encarta?

Durante unos años fue uno de los paradigmas de lo que una empresa centrada en el desarrollo de software propietario podía ofrecer al mundo educativo.

Su desaparición vino de la mano del surgimiento de una iniciativa de conocimiento libre, la Wikipedia, que está sustentada en su aspecto tecnológico por un conjunto de aplicaciones de software libre: desde los sistemas operativos de los servidores, pasando por los lenguajes de programación y bases de datos y la propia aplicación que los integra para permitir que la comunidad pueda generar y contrastar las entradas de la enciclopedia.

La desaparición de Encarta puso también en evidencia una de las características del software privativo que más puede afectar al usuario: cuando el negocio no es rentable las empresas abandonan esa línea de trabajo y, al no disponerse del código de las aplicaciones, no se puede dar continuidad al producto desde otra visión alternativa.Si en algún momento la comunidad que da soporte a una aplicación de software libre decae en su interés e implicación en el desarrollo y mantenimiento cualquiera puede retomar el testigo y continuar a partir del punto en que se paralizó.

Dos ejemplos de desarrollo de software libre en el mundo educativo

Al hilo de lo comentado en el punto anterior vamos a comentar el caso de la aplicación eXelearning.Se trata de una aplicación creada originalmente en Nueva Zelanda con la participación de diversas instituciones, tales como el fondo de colaboración de la Comisión de Eduación Terciaria del Gobierno de Nueva Zelanda, la Universidad de Auckland, la Universidad Tecnológica de Auckland, el Politécnico Tairawhiti y la organización sin ánimo de lucro CORE Education.Se trataba de una interesante aplicación que permite a los profesores crear y estructurar materiales educativos sin necesidad de conocer lenguajes de programación y tiene la gran ventaja de suponer un escaso esfuerzo de aprendizaje.A pesar de ser una aplicación prometedora y apoyada por varias instituciones, cuando el grupo de programadores que la desarrolló tuvo que dedicar su tiempo a otras tareas, su desarrollo quedó paralizado allá por el año 2007 aproximadamente.

Una aplicación que habría languidecido hasta quedarse sin usuarios en caso de ser software privativo ha sido sin embargo revitalizada gracias al hecho de estar basada en Software libre.En el año 2011 fue retomada por un grupo de instituciones públicas españolas (INTEF, CEDEC,TodoFP,ULHI,Tknika, Educación Permanente de la Junta de Andalucía, Consellería de Educación de la Xunta de Galicia, Consejería de Educación de la Región de Murcia) que, apoyándose en un grupo de docentes que constituyen el equipo de desarrollo y con los servicios de la empresa privada Open Phoenix, han retomado la aplicación haciéndola evolucionar de forma rápida de acuerdo a los estándares más reconocidos.

En el momento actual la nueva web exelearning.net pone a disposición de los docentes una versión actualizada que se puede utilizar sobre Linux, Mac y Windows y mantiene la evolución de la aplicación mediante tareas de depuración, rediseño e incorporación de nuevas funcionalidades.La aplicación sigue estando a disposición de los usuarios que quieran descargarla y utilizarla de forma totalmente gratuita y, en el momento actual, es la herramienta estándar de desarrollo de contenidos de todos los cursos de formación docente que ofrece el INTEF, así como de los materiales oficiales de Formación Profesional a distancia.

Otro ejemplo de aplicación del software libre en el mundo educativo es el desarrollo de un módulo específico de gestión para manejar altos volúmenes de usuarios y cursos en Moodle.El INTEF ha migrado todos sus cursos de formación de profesorado a la plataforma Moodle a partir de una plataforma previa desarrollada a medida utilizando software libre.La interoperabilidad con otras administraciones e instituciones hacía aconsejable migrar a Moodle que, en el momento actual, puede considerarse la más extendida.Sin embargo, a pesar de las muchas funcionalidades Moodle no incluye un sistema de gestión que se adecúe a las necesidades del INTEF.Por ese motivo se ha iniciado el desarrollo de un módulo específico que, aprovechando procedimientos ya desarrollados en otros módulos y añadiendo aquellos que resultaban necesarios ha permitido integrar la gestión de todos los procedimientos relacionados con la formación, tales como la organización de alumnos, tutores y cursos, emisión de actas y certificaciones, gestión de pagos, etc.En este momento dicho módulo está siendo depurado y documentado como paso previo para ponerlo a disposición de la comunidad para que cualquier organismo pueda utilizarlo o readaptarlo a sus propias necesidades.

Contenidos libres

Una vez que se considera la posibilidad de utilizar en las escuelas software libre es inevitable plantearse las características de los contenidos con ellos generados.Sumarse a la corriente basada en la existencia de una comunidad que comparte el software nos hace plantearnos la posibilidad de que los contenidos generados estén imbuidos de los mismos principios.

Como docentes empezamos inmediatamente a aplicar la libertad de adaptar a nuestras necesidades los contenidos disponibles en la red: recopilamos recursos, los reorganizamos, incorporamos recursos propios y distribuimos nuestra producción entre nuestros alumnos o la compartimos con otros docentes.

Ahora bien, aunque sabemos que no necesariamente todo el software libre tiene que ser gratuito y que no todo el software gratuito es software libre, la gratuidad es una primera indicación acerca de si podemos utilizar una determinada aplicación.En el campo de los contenidos los límites son mucho más borrosos y, como el acceso a la gran mayoría de los contenidos es gratuito una buena cantidad de usuarios piensa que se puede disponer de ellos libremente.Este es el momento en el que muchos docentes se preguntan ¿Cómo?¿Que no puedo usar en mi presentación o en mi sitio web esa imagen que me viene tan bien para el tema que estoy explicando?Pero... si todo el mundo lo hace y no pasa nada

Aplicar el razonamiento erróneo de que los contenidos a los que accedemos sin restricción en Internet son libres por el hecho de ser de acceso gratuito nos lleva a conductas que, guiadas en la mayoría de las ocasiones por unas nobles intenciones, son sin embargo opuestas a la legalidad.

No podemos olvidad que nuestro función educadora contribuye a formar en nuestros alumnos todo un universo de valores, actitudes y criterios que orientarán muchas de sus conductas cotidianas.Como expresaba muy poéticamente el profesor Miguel Ángel Santos Guerra3:

«el ruido de lo que somos llega a los oídos de nuestros alumnos con tanta fuerza que les impide oír lo que decimos.Enseñamos como somos, no como decimos que tienen que ser.»

Si queremos ser coherentes en los mensajes que transmitimos a nuestros alumnos deberíamos utilizar contenidos libres y, para ello hay que tener algunas nociones sobre lo que es la propiedad intelectual y los derechos de autor.

La propiedad intelectual y los derechos de autor

George Bernard Shaw.Fuente: Biblioteca Congreso USA (PD).Descargada de Wikimedia

El término propiedad intelectual es un tanto contradictorio.Si algo es de mi propiedad es porque no es propiedad de otros: si yo tengo un campo es porque no lo tienen otros, si le pongo un vallado impido que otros puedan entrar en él, si se lo transmito a otros deja de ser de mi propiedad.

Sin embargo, si hablamos de un producto intelectual estamos refiriéndonos a algo inmaterial.Más aún, si comunicamos una idea, no por ello dejamos de tenerla, tal como muy gráficamente se refleja en esta cita atribuída a George Bernard Shaw:

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana.Pero si tú tiene una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas."4

Asumiendo entonces la contradicción implícita en la denominación tomaremos como referencia la definición que hace la Declaración Mundial sobre la Propiedad Intelectual se refiere a ésta como "cualquier propiedad que, de común acuerdo, se considere de naturaleza intelectual y merecedora de protección".

La propiedad intelectual recae sobre bienes culturales.Por ello, a diferencia de otro tipo de propiedades, como por ejemplo, la de una casa, una vez transcurrido un período de tiempo, se extinguen los derechos económicos sobre tal propiedad.Es como si caducara, pudiendo ser desde entonces libremente utilizada por cualquiera, aunque sea con fines comerciales y sin pedir permiso o pagar a los autores o editores.

Los derechos morales y los derechos patrimoniales

El reconocimiento de la Propiedad Intelectual da lugar a la aparición de unos derechos a los que denominamos Derechos de autor:

Conjunto de derechos que protegen al autor de una obra original y a otra serie de personas o entidades conexas, tales como intérpretes, ejecutantes, productoras o radiodifusoras.Según la legislación actual, tienen una duración de 70 años a partir del fallecimiento del autor.

Esos derechos se agrupan en dos grandes categorías: los derechos morales y los derechos patrimoniales.

Derechos morales

Los titulares de los mismos son el autor o autora y sus herederos y no son transmisibles a terceras personas.Como podrás comprobar en la descripción que se ofrece a continuación no son derechos que tengan que ver con la generación de beneficios económicos.

Divulgación: Sólo el autor o sus herederos pueden decidir divulgar su obra, incluyendo igualmente el derecho a que la misma no se divulgue.Es bastante frecuente que, como el autor no puede ya manifestar su opinión una vez fallecido, los herederos no respeten el derecho a no divulgar y publiquen obras inéditas que les proporcionarán unos beneficios económicos.

Paternidad: El autor tiene el derecho a que se reconozca de forma expresa su autoría de la obra.

Integridad: Igualmente tiene derecho a que se respete la integridad de su obra de forma que se dé a conocer tal como la creó.

Modificación: En este caso se trata de un derecho que pertenece sólo al autor y no a sus herederos.Consiste en la facultad de alterar el contenido de su obra en cualquier momento.

Retirada: En ocasiones, la evolución del pensamiento de un autor le hace modificar sus posiciones de tal manera que considera que ya no es pertinente mantener a disposición del público obras publicadas en otra etapa.Tiene el derecho a retirar de la circulación aquellas que aún se encuentren disponibles, previa indemnización a quienes dicha retirada pueda perjudicarles.

Derechos patrimoniales

En este grupo se incluyen aquellos derechos relacionados con la obtención de beneficios a partir de la obra intelectual.Aunque podrían estar en poder del autor lo habitual es que los detenten terceras personas porque en este caso, a diferencia de los derechos morales, sí que son transmisibles.

Reproducción: Se refiere a la reproducción de una obra en un soporte físico: papel, CD, DVD, pendrive, etc.

Distribución: Incluye la venta, alquiler o préstamo de los soportes físicos.

Comunicación pública: Además de aquellos actos tales como la representación de una obra de teatro o un concierto que suponen la ejecución de la obra protegida incluye también la puesta a disposición de un grupo del contenido de una obra sin que medie un soporte físico.Por ejemplo: la visualización grupal de una película o la audición de una pieza musical.

Transformación: Generación de una obra nueva, bien sea por adición de la preexistente a una colección o por incorporación de la misma en otra obra diferente.

La definición y aplicación de estos derechos se recoge en Costa Rica en la Ley Nº 6683 sobre el Derecho de Autor y Derechos Conexos (Así reformado por la Ley N° 8834 del 3 de mayo de 2010)5

¿Qué puedo hacer para crear, utilizar y difundir obras que respeten la propiedad intelectual?

Una vez que te has hecho esta pregunta ya está hecha la mitad del trabajo necesario.

La primera solución es solicitar el permiso a los autores para utilizar sus obras.En muchos casos te lo van a conceder sin problemas, pero este camino tiene una dificultad: es bastante incómodo tener que ir solicitando los permisos uno a uno.

L

«al compartir una idea no se gasta, se enriquece»

a segunda solución pasa porque sepas que hay muchas obras de todo tipo que puedes utilizar sin pedir permiso porque ¡el permiso ya está concedido!Se trata de obras cuyos autores han considerado que es bueno compartirlas con los demás y permitirles que las reutilicen.Para poner de manifiesto este permiso se utilizan las licencias de uso.Hay muchas licencias abiertas, pero en este breve resumen nos vamos a centrar en las denominadas Creative Commons.

Las licencias Creative Commons

Creative Commons es una organización sin ánimo de lucro creada en 2002 que se ha encargado de ir redactando una serie de licencias para especificar las condiciones en las que se distribuye una creación intelectual.

Las licencias son unos textos legales que permiten a cualquier autor permitir determinados usos de su obra bajo unas condiciones y unos requerimientos.Esta autorización se concede a priori y si se quiere hacer algún uso no expresamente autorizado habrá que pedirlo.Es una alternativa a “todos los derechos reservados”.

Para utilizar una licencia no hay que pedir permiso ni hacer ningún trámite, sólo indicarlo en la obra mediante el nombre de la licencia, el enlace y el icono correspondientes.El uso de las licencias es gratuito.

Condiciones de licencia

Las licencias Creative Commons se basan en la combinación entre las siguientes condiciones:

Atribución (Attribution): En cualquier explotación de la obra autorizada por la licencia será necesario reconocer la autoría (obligatoria en todos los casos).

No Comercial (Non commercial): La reutilización o distribución de la obra queda limitada a usos no comerciales.

Sin obras derivadas (No Derivate Works): La autorización para explotar la obra no incluye la posibilidad de crear una obra derivada.

Compartir Igual (Share alike): La explotación autorizada incluye la creación de obras derivadas siempre que mantengan la misma licencia al ser divulgadas.

Combinaciones y licencias posibles

Con estas condiciones se pueden generar las seis combinaciones que producen las licencias Creative Commons:

Atribución (by): Se permite cualquier explotación de la obra, incluyendo la explotación con fines comerciales y la creación de obras derivadas, la distribución de las cuales también está permitida sin ninguna restricción.Esta licencia es una licencia libre según la Freedom Defined.

Reconocimiento – Compartir Igual (by-sa): Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.Esta licencia es una licencia libre según la Freedom Defined.

Atribución – No Comercial (by-nc): Se permite la generación de obras derivadas siempre que no se haga con fines comerciales.Tampoco se puede utilizar la obra original con fines comerciales.Esta licencia no es una licencia libre.

Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original.Esta licencia no es una licencia libre.

Atribución – Sin Obra Derivada (by-nd): Se permite el uso comercial de la obra pero no la generación de obras derivadas.Esta licencia no es una licencia libre.

Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada (by-nc-nd): No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.Esta licencia no es una licencia libre, y es la más cercana al derecho de autor tradicional.

2El texto de los motivos 1 a 6 para aplicar software libre en educación está basado en las razones exhibidas en http://es.wikibooks.org/wiki/El_software_libre_en_la_educaci%C3%B3n/Teor%C3%ADa que, a su vez, están inspirados en los argumentos ofrecidos por R. Stallman.Se han utilizado algunos fragmentos literales en base a la licencia CC 3.0 con la que está publicado.

3“A mis estudiantes de Magisterio”.Entrada en el blog “El adarve”, publicada el 4 de agosto de 2012. http://blogs.opinionmalaga.com/eladarve/2012/08/04/a-mis-alumnos-de-magisterio/

4Atribuida al premio Nobel de Literatura de 1925 George Bernard Shaw

5En el sitio web de la WIPO (Organización Mundial de Propiedad Intelectual) se puede consultar la legislación sobre derechos de autor de los países adheridos.En el caso de Costa Rica puede consultarse la Ley nº 6683 en http://www.wipo.int/wipolex/es/text.jsp?file_id=247913

DMU Timestamp: March 21, 2014 21:54